loader image

Los problemas del pelo mojado

Los problemas del pelo mojado

Salir de casa con el pelo mojado NO ES NADA BUENO. Te contamos qué problemas ocasiona y qué soluciones poner.

Cada día la misma historia. Salir de casa con el pelo mojado y que salga el sol por donde quiera. ¿Te pasa? Pues sentimos decirte que no estás haciendo nada bueno por tu pelo. Y nos lo cuenta Natalia Guerrero, especialista de Revitalash y experta en la materia. Las prisas nos están llevando a la pérdida de fortaleza capilar (y a los catarros exprés), entre otras cosas.

“Igual que no salimos con la ropa o el rostro mojados, tampoco lo deberemos hacer con nuestro cabello. Es uno de los motivos principales por los que nos acatarramos con mayor facilidad, pero también una de las causas más habituales de la caída del pelo. La humedad repetitiva produce que se deteriore la membrana celular de cada cabello, responsable del brillo y la fortaleza. También afecta al propio folículo piloso, que es por así decirlo el gancho que permite a nuestro pelo mantenerse bien adherido al cuero cabelludo”, explica.

Y es que puede que no seamos conscientes de ello, pero salir de cada día sí y día también con el pelo mojado hace que favorezcamos que el cuero cabelludo sea cada vez menos resistente a la humedad. Lo lamentamos cuando ya es demasiado tarde. Para entonces ya hemos perdido mucha densidad y el folículo puede haber perdido una vitalidad en muchos casos irrecuperable. Guerrero vuelve a hacer hincapié en este punto:

“Esto ocurre en cierta medida porque nuestro cuero cabelludo tiene unas condiciones diferentes al resto de la piel corporal al estar más vascularizada. Su resistencia a la humedad es menor, recibiendo negativamente el exceso de agua durante un período prolongado.”

Pero hay más problemas.

Hongos:

Esta zona del cuerpo no queda libre de ellos cuando está en contacto constante con la humedad. Los hongos son muy comunes en otras zonas del cuerpo pero la realidad es que el área de la cabeza cubierta por el pelo es un entorno muy favorable para su proliferación. La razón: que la cantidad de pelo (especialmente si hay mucha), hace que la zona transpire menos. Si a esto se le suma un exceso repetitivo de humedad, se convierte en suelo fértil para los hongos.

“Ocurre más aún cuando dormimos. Las almohadas son un territorio cómodo para ácaros y hongos que, si a ello le sumas una humedad adecuada para su reproducción, podrá ser el germen de nuevos bichos que se pueden asentar en nuestra melena”, explica Natalia.

Un buen cuidado:

Por todo esto, el buen secado es fundamental, especialmente en épocas frías como esta, en las que no es fácil que el pelo seque al aire con rapidez. Quita primero el exceso de agua con una toalla, SIN FROTAR, para no dañar ni el cuero cabelludo, ni el propio pelo. Seca después con el secador a temperatura media, ya que un exceso de calor tampoco será favorable y puede producir también una debilitación capilar: se puede quemar, desequilibrar los folículos y que haya una aceleración de la circulación en esta zona, provocando que se genere más sebo y que tengamos más grasa.

CHAMPÚS QUE AYUDAN

Aquellos que aseguren, sin duda, una buena salud del cabello, que contengan concentrados e ingredientes botánicos, naturales y que protejan la cutícula.

Share this post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Abrir chat