loader image

Guía de supervivencia para desenredar el pelo de los peques

Guía de supervivencia para desenredar el pelo de los peques

Desenredar el pelo a los niños en MODO FÁCIL:

1. Con el pulverizador y un poquito de agua, humedecemos muy ligeramente el cabello. Así sera más fácil desenredar.

2. Con una nuez de acondicionador aplicamos suavemente con los dedos en las partes más conflictivas. Suelen ser las puntas. Recuerda, hay que usar poca cantidad de leave-in.

3. Vamos deshaciendo los nudos que encontremos con los dedos y con ayuda del acondicionador.

4. Ahora es el turno del cepillo. Cepillamos comenzando por la parte de abajo, es decir, las puntas. Y vamos subiendo hacía arriba poco a poco.

5. Una vez el cabello esté completamente desenredado. Lo que vamos a hacer es hacer 2 colitas. De las de toda la vida. Pero ligeramente orientas hacía la parte trasera de la cabeza. Es más que nada para que no molesten al dormir. ¡Ah! ¡Una cosa! No es necesario que estén supertensas. Deben ser cómodas para poder conciliar el sueño.

6. Una vez tengamos las 2 colas, añadimos una liga más a cada una de ellas. Pero esta vez, situadas en el otro extremo. Cerca de las puntas. De esta forma impedimos que los mechones que conforman la cola, se muevan excesivamente durante la noche y se enreden.

Resumiendo…
Son 6 pasos muy sencillos. En definitiva, es desenredar a diario usando un poco de leave-in, y hacer un par de colitas antes de ir a la cama.

No conlleva excesivo tiempo, y te aseguras de no tener que enfrentarte a nudos aterradores al día siguiente.

Espero que te sea de ayuda en tu día a día. O por lo menos, siempre que los peques duerman fuera de casa. 🙂

Share this post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Abrir chat