loader image

Cómo convertir la COCINA en el corazón de la casa

Cómo convertir la COCINA en el corazón de la casa

¿Cómo distribuimos y decoramos un espacio generalmente pequeño?

Muchos pueden argumentar otros ambientes como el corazón del hogar pero, ¿cuántas veces generamos encuentros de forma natural en la cocina?

Sin darnos cuenta, preparamos otros ambientes de forma práctica y no le prestamos atención a la cocina que, estadísticamente, suele ser el lugar donde se genera la mayor cantidad de momentos compartidos.

OK. Clarísimo. ¿Cómo crear un espacio práctico, ordenado y acogedor si solo tengo pocos metros?

He aquí algunos TIPS infalibles para lograrlo.

ORDEN:

Requisito ex -clu-yen-te. Mantener los elementos de la cocina de manera ordenada es sumamente importante.

De esta forma, vas a tener los elementos al alcance y evitarás el caos visual.

DIVIDIR: es importante clasificar todo lo que tiene la cocina: cubiertos, vajilla, utensillos, alimentos.

Aconsejamos que cada grupo vaya en un cajón o mueble diferente.

DESPEJAR: es fundamental tener las mesadas despejadas. No usarlas de estantes para guardar alimentos o vajilla (sí podemos apoyar electrodomésticos como la cafetera o la tostadora).

LUZ:

Una cocina con luz natural es envidiable; no coloques ningún elemento que la obstruya.

Es importante contar con una buena iluminación central y, si es posible, con algunos spots dirigidos para crear el punto lumínico ideal.

Si la cocina es abierta y contamos con barra o si es simple pero contamos con espacio de sentado, colocar lámparas colgantes es una excelente elección para decorar y enfocar la luz.

ESPACIO:

Generar un sector de encuentro para desayunos rápidos, comidas informales o charlas cotidianas es muy recomendado.

En caso de tener espacio, recomendamos colocar una isla ya que, lejos de quitarlo, aporta una mesada para cocinar, trabajar e incluso comer.

Si la forma del ambiente es disfuncional por metros o forma, ¡tenemos otra solución!

Busca una pared libre y coloca un tablón tipo barra (puede ser debajo de una ventana o mueble) + banquetas altas para armar un “desayunador”.

COLOR:

El blanco aporta luminosidad, amplitud y combina con todo tipo de materiales y estilos.

Se puede usar de forma total o parcial. Otros colores claros y cálidos como el amarillo, verde manzana, naranja y el rojizo son buenos acompañantes.

Puedes también colocar cortinas con estampados floreados o de rayas suaves para sumar calidez.

OBJETOS DECO:

Hay objetos que decoran y le aportan una identidad al espacio.

Son múltiples los elementos que podemos sumar: vajilla de cerámica confeccionados artesanalmente, cuadritos referenciales sobre la pared, macetas y plantas (el modelo de autoriego sobre la heladera nos permite crear nuestra propia huerta), canastos para el pan y para las frutas, etc.

Share this post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Abrir chat