loader image

Cero plástico para principiantes: 10 alternativas ecologistas

Cero plástico para principiantes: 10 alternativas ecologistas

Cuando hablamos de ser ecologistas, nos enfocamos mucho en evitar el plástico. No es el único contaminante que existe, pero sí empeora el problema.

¿Qué podemos hacer? Hoy te comparto algunos hábitos que, aunque parezcan pequeños, generan un impacto enorme.

N.° 1: Adiós, bolsas plásticas
Tienes muchas opciones de donde elegir, desde bolsas de manta o de tela, hasta bolsas de crochet. Lleva tu bolsa contigo siempre y a todos lados.

N.° 2: Bebidas cero plástico…
Es sencillo: compra una botella reusable y olvídate de las desechables. A esto súmale tu propio popote metálico, llevar tu taza a tu coffee shop favorito y usar infusores de té (porque las bolsas de té contienen plástico).

N.° 3: …y comida también
Utiliza mantas y bolsas de tela para tapar y llevar tu comida. Y, también, prefiere los depósitos de vidrio, aluminio y bambú.

N.° 4: Elige comer en el lugar
Cuando vayas a algún restaurante, quédate a comer ahí. Así evitas el uso de empaques desechables que nos dan cuando pedimos la comida para llevar.

N.° 5: Usa un cepillo de dientes de bambú
Los cepillos de dientes convencionales contienen plástico. Pero los de bambú son compostables. Además, tienen cerdas super suaves.

Considera también usar pasta de dientes libre de plástico. Puedes comprarla o hacer la tuya con carbón en polvo, bicarbonato y aceites de coco y menta.

N.° 6: Cámbiate a la copa menstrual
La copa menstrual es genial no solo para el medio ambiente, sino también para tu bolsillo: una copa dura hasta 10 años.

N.° 7: ¿Cómo te depilas?
Si prefieres la rasuradora, lo mejor es utilizar una metálica o de bambú a la que solo debas cambiarle las hojas.

N.° 8: Haz regalos libres de plástico
Deja atrás el papel de regalo y los típicos listones. Elige papel de empaque o incluso periódico, y decora con listón de yute o sisal, y plantitas.

N.° 9: Botes de vidrio y estaciones de refill
Guarda esos botes de vidrio de la mermelada o la salsa, y reutilízalos para guardar alimentos. Incluso, llévalos al supermercado para no utilizar bolsas al comprar granos o nueces.

Y busca la estación de refill que te quede más cerca. Ahí encuentras shampoo, acondicionar, jabón, aceites y muchos productos más. Solo lleva tus propios recipientes.

Es momento de dejar de darle tanto protagonismo al plástico en nuestras vidas. En realidad, lo necesitamos menos de lo que pensamos, y con estos pequeños hábitos comienza el cambio.

Share this post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Abrir chat